Cultivo

Ahora te voy a contar de forma rápida y sencilla alguno de los aspectos más importantes del proceso de cultivo para garantizar que tienes éxito.

El riego: durante las primeras semanas de crecimiento, para que éste sea óptimo, las raíces deben de estar bien aireadas. ¿Y la frecuencia de riego? Muy sencillo: toca la tierra y si notas que la capa superficial está seca, riégala.

El agua: el agua del grifo genera un suelo ácido ya que tiene altos niveles de cloro además de sales alcalinas y sodio. Hay algunos trucos para mejorar su calidad como por ejemplo eliminar el cloro dejando reposar el agua de riego un par de días o añadir un poco de vinagre, limón... al agua en el momento de regar así se baja el PH. Tienes que hacerte con un medidor y comprobarlo regularmente, lo ideal es entre 6 y 7.

Los abonos: cuida el abono de tu planta. Una buena nutrición es la mejor defensa para la planta contra las enfermedades y le va a permitir desarrollarse al máximo. Una tierra porosa garantiza el aporte de oxígeno, el riego proporciona el agua y los abonos los nutrientes.

Los principales nutrientes que necesita tu planta son:

  • Nitrógeno (N)
  • Fósforo (P)
  • Potasio (K)

Y los micronutrientes:

  • Hierro
  • Zinc
  • Manganeso
  • Boro
  • Cobalto
  • Molibdeno
  • Cloro

Asegúrate de que el abono que eliges contiene todos estos elementos de todas formas lo mejor es utilizar abonos orgánicos o biológicos.

[¡Importante! Estos son textos de ejemplo para que te hagas una idea de los contenidos que puedes añadir a tu sitio. Recuerda modificarlos y adaptarlos a lo que necesitas.]

2012 © EMPRESA

  • C/ Abastos 2, baixo, Santiago de Compostela
  • T/ 627 089 328 F/ 627 089 328
  • E/
  • W/ creowebs.com

EMPRESALorem ipsum dolor sit amet

©2015